26.10.14

Ch-ch-ch-ch-changes...

Acabo de leer a @AlvaroOnieva haciendo aquí una reflexión interesantísima sobre los blogs y la 'necesidad' de mantenerlos activos escribiendo de forma regular. Y justo estos días me ha dicho @aleyt1 (este su blog) que ni tiempo tiene para actualizar el suyo, algo que no le gusta nada. 

Y yo, que resulta que sí tengo tiempo, no tengo nuevas series de las que hablar. Desde hace semanas estoy embarcada en una revisión de Friends, la primera que hago completa y en inglés. He visto miles de veces muchísimos de los capítulos, en su versión original y doblada, pero no toda la serie completa (y no me había dado ni cuenta). Quiero hablar de ello, claro, pero aún voy por la séptima temporada. Me planteé hacer un post de cada una, pero después recordé que el de la octava iba a ser muy cruel y decidí poner todas las ideas en común una vez termine de verla. 


Fanpop

Friends ocupa todo mi tiempo para series desde hace dos semanas, además, y sólo veo Brooklyn Nine Nine. Se me siguen acumulando los capítulos y tampoco me da más. Ya los veré, o no. No tengo prisa. 

¡Ah! He modificado algo el blog, con un diseño todavía más sencillo. Tengo que darle las gracias a @noeliaroalvarez por ayudarme a ponerlo en marcha, buscarme las fotos, contestar a todas mis preguntas y dejarlo todo guapo para ponerme a escribir. Pero tocaba cambiar, a veces hace falta.

9.10.14

Conduce con cuidado, amigo

Me cae bien David Morrisey. Trato de verlo en casi todo lo que hace porque me parece hasta buen actor, pero me da la sensación de que voy a tener que empezar a llamarle Hombre Previsible. A lo mejor es que las dos últimas historias en las que salía lo eran y no hay demérito ni en su interpretación ni en el guión, o a lo mejor es que he visto tanto... (Ja ja ja, seguro que esto no es).

Acabo de terminar The Driver, una serie de tres episodios en la que salía con Ian Hart y un puñado de actores ingleses de esos que te suenan siempre. La serie es interesante y está hecha bien, creo, pero es tan previsible... Sólo me ha llevado tres horas terminarla, cosa que es de agradecer, pero no sé si es que es muy intensa y al final desconectaba o qué. 


BBC
Morrisey es el protagonista, Vince. Conduce un taxi y de repente un día (todo pasa rápido, que son tres episodios) un antiguo amigo (Hart) le localiza y se meten en una historia turbia con uno que se hace llamar The Horse (le tiene así en el móvil registrado, muy loco todo) que es un mafioso de la leche. Mientras, en casa de Vince nada va bien: la mujer pasa de él todo lo que puede y más, la hija más de lo mismo y del hijo poco se sabe. En el trabajo las cosas mal también: le roban varias veces, le ponen el coche perdido, el jefe es un raro de buen fondo, hay un compañero que todo el tiempo habla de citas por internet, se deja el coche a la mínima... Y a todo esto hay que añadirle una salsa de acentos tremendos: el de Vince, el del Horse ese, el del compañero, el inglés macarrónico del jefe, el de Hart (¡tela marinera el de este!)...

En el primero cuentan la historia, en el segundo la ponen guapa y en el tercero la liquidan. Sota, caballo y rey. No es mala, ya digo, pero seguro que hay cosas mejores y menos predecibles. Como curiosidad, una de las escenas es en el mismo sitio que una de las más míticas de Life on Mars. Al fin y al cabo se supone que las dos historias son en Manchester. (6/10)

Macedonia de series: Aparcadas Mad Men y Rectify hasta tener mejor (peor) cuerpo para ellas, quiero cosas ligeras tipo Forever e historias como Gotham, que es menos de lo que prometía y que voy a ver pase lo que pase. No puedes juntarme a esos dos y pretender que haga la vista gorda, aunque sólo fuera por respeto a sus series anteriores (¡que vuelva Terriers!). Brooklyn 99 ha vuelto genial, como The League, y PoI sigue siendo LA serie de mi semana. Todavía no se ha acabado O Negocio, la brasileña sin subtítulos (odisea de las bonitas, ¿no es?) y hay dos más: Doctor Who, que va entrando, y Bad Education, que sirve para cubrir ausencias. Sé que me estoy perdiendo mucho y bueno, pero...